Información

La mañana del 4 de octubre, después de las 9:00 de la mañana, dos vehículos, una camioneta verde y un Mazda rojo, bajaban veloces por la carretera de Xochipala a Casa Verde. En el crucero con la carretera federal México-Acapulco, un retén de policías estatales en dos patrullas y policías comunitarios de Mezcala, detenía y revisaba a todos los vehículos que bajaban de la sierra. Sin embargo, los ocupantes de la camioneta verde y el Mazda Rojo tuvieron paso libre. Los policías comunitarios y estatales les abrieron paso.

La «invisibilidad» de las graves violaciones a los derechos humanos genera impunidad y abusos de poder, asegura el director del Centro Regional de Defensa de los Derechos Humanos José María Morelos y Pavón, Manuel Olivares Hernández. Por ello, demanda a los organismos civiles de derechos humanos prestar más atención y vigilar a los servidores público para construir la armonía social.

Ediciones anteriores

Close