Seguir:
Facebook
Twitter

bala perdida

Carlos F. Ortiz

 

 

 

El planeta de los
simios: la guerra

 

 

Dirección: Matt Reeves

Con: Woody Harrelson,Steve Zahn,Andy Serkis

 

 

 

 

U¿Cómo se reconoce una obra maestra o una obra de arte? En muchas ocasiones nos detenemos y observamos algo que nos gusta, que nos conmueve, que en nuestro interior hace que se revuelvan ciertas cosas emotivas, y entonces llegamos a comentar que nos encontramos frente a una obra maestra. No todo lo que llega a generar esas emociones se podría descifrar como arte, ni mucho menos como obras maestras. Debemos de reconocer que una obra es una interpretación que de ella se hace, dependiendo muchas veces del espectador, de acuerdo a sus referencias culturales y sociales.

Todo esto he venido reflexionando desde que salí de la sala del cine hace unos días después de ver El planeta de los simios: la guerra, de Matt Reeves, la última parte de la trilogía iniciada en el año 2011 con El planeta de los simios / el origen dirigida, por Rupert Wyatt, y en 2014 se estrenó El amanecer del planeta de los simios, también dirigida por Reeves.

Las tres cintas se planearon como una precuela de la película El planeta de los simios, de 1969, dirigida por Franklin Schaffner, con Charlton Heston, para contarnos cómo es que los simios se adueñaron del planeta, y los hombres pasaron a ser una especie salvaje.

El planeta de los simios: la guerra es una cinta épica, la mejor de la trilogía, conmovedora y fascinante; es una película que dialoga con el cine bélico, el western y la ciencia ficción; hay referencias claras a películas como: Apocalipsis now, de Coppola; El puente sobre el río Kwai, de David Lean; El gran escape, de John Sturges; La lista de Schindler, de Spielberg; La guerra de la Galaxias, de George Lucas, y El Renacido, de Iñárritu.

Respondiendo con la pregunta inicial, considero que una obra de arte es aquella que mantiene contacto con las relaciones culturales, políticas y económicas; que mantiene una visión de su contorno, de su historia. Reeves nos pone en contacto con un mundo facticio, donde los hombres mantienen una guerra contra los simios, que se han vuelto cada vez más inteligentes, mientras la raza humana sufre por un virus que le quita la posibilidad del habla, de la comunicación. La amenaza para los humanos son los simios. Los simios liderados por César sólo buscan vivir tranquilos, en paz. La trama de la película nos hace ponernos de parte de los simios, aun a pesar que, lo sabemos, el fin de los humanos como sociedad, como se conoce, desaparecerá, Aun a pesar de todos esto, nos encontramos con una cinta muy humana.

Si bien sólo hay dos escenas de guerra, al principio de la película y al final, la verdadera guerra que sucede es la guerra interior de César, quien ha buscado siempre la conciliación, la tranquilidad para su pueblo, pero que por el asesinato de su esposa e hijo, busca vengar su muerte y dejar sola a su tribu, lo que luego le ocasionará el rechazo de la misma. Al final, con dolor en su rostro, vemos la redención y el dolor causado por una sociedad que disfruta matarse entre ella.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

C O M E N T A R I O S