Seguir:
Facebook
Twitter

información


 


Megadesarrollos, amenaza
constante contra el litoral
de Costa Grande

[Primera de dos partes]

Hercilia Castro

 

 

 

Zihuatanejo. Ecosistemas en peligro. [Foto: Hercilia Castro]

 

 

 

 

El mar se extiende como una sábana infinita. No tiene fin. No tiene lugar que le baste para acariciar. No tiene principio. Y como animal indómito, no conoce reglas, te sale al encuentro por todas partes. El litoral guerrerense no es la excepción: te encuentra y te abraza.

Pero a la fiera que embelesa también le rondan amenazas, y una de ellas son los megadesarrollos turísticos, como es el caso de Zihuatanejo, Petatlán o La Unión, donde sus pobladores incluso desconocen la riqueza que tienen en sus riveras.

Tan sólo en el municipio de Zihuatanejo de Azueta se han privatizado las playas de Las Cuatas, El Morro, Don Rodrigo, Carrizo, San Juan de Dios, Playa Quieta, Punta Ixtapa, La hedionda, La Majahua, El Contramar, Playa hermosa y la desaparecida playa por el mega desarrollo Punta del mar, El almacén.

En el caso de la playa El almacén, su historia está cargada de la lucha social que enfrentaron los zihuatanejenses contra el desarrollo, antes llamado Puerto Mío.

Puerto Mío es un caso emblemático. La Red de Organizaciones y Grupos Ambientalistas de Zihuatanejo (Rogaz) es testigo de esa lucha, pues el desarrollo obtuvo la concesión de más de cinco hectáreas en 1994, en las cuales el desarrollo construyó un espigón de 80 metros que abarcaba desde terrenos ganados al mar, hasta 80 metros adentro.

El resultado fue la desaparición de la playa El almacén, pues al verterse las toneladas de piedra al mar, se aterró, desapareciendo todo un ecosistema y también, una playa pública de los lugareños.

Mientras era directora del Instituto Nacional de Ecología, Julia Carabias Lillo dio los permisos para construir, a pesar de existir una suspensión definitiva a los trabajos de obra de Puerto Mío.

Puerto Mío, propiedad del ex corredor de autos deportivos Héctor Alonso Rangel Rebaque, quien tenía como prospectiva construir tres hoteles, condominios, villas, área comercial, una torre médica, marina para más de 100 posiciones totales, servicios generales, clínica SPA, alberca, canchas de tenis, tres restaurantes, centros nocturnos y área verdes, un dique de más de 80 metros en medio del mar, repudiado por los azuetenses, quienes lo detuvieron en ese año.

El hotel, parte de la empresa Inmobiliaria Punta del Mar S.A. de C.V., fijaba su meta de hacer un megaproyecto, que en su momento obtuvo la autorización del Instituto Nacional de Ecología (INE). Aunque en registros, dos años antes, la particular presentó a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología (Sedue, hoy Semarnat), la Manifestación de Impacto Ambiental referida al proyecto denominado «Puerto Mío», para la construcción de un desarrollo turístico, inmobiliario y náutico de alto nivel en la Bahía de Zihuatanejo, en un área total de más de 5.58 Hectáreas, es así como surgió el complejo.

«Primero se oían piedras que azotaban al mar, sí se oía el ruido y entonces nos empezamos a mover, estaba Eric Fernández –el papá de Eric (Fernández Ballesteros) de presidente municipal. Me acuerdo de que estaba en la radio diciendo que la obra ya se había cancelado. Hablé a la radio y le dije que era mentira lo que decía el presidente, porque yo estaba enfrente y seguían tirando piedras al mar. Entonces él fue y detuvieron la obra», dice la ambientalista lugareña Obdulia Balderas Sánchez.

Prosigue: «Pero a los 15 días vino Julia Carabias –ex directora del INE- y la alojaron ahí, y cuando regresó al DF, les dio permiso de que siguieran trabajando, incluso les dieron permiso para 30 metros más del espigón de Puerto Mío».

En los oficios foliados DGNA9933, del 21 de octubre de 1994, y DGNA-11089, de fecha 30 de noviembre de 1994, ambos, del INE, se modifica la resolución en materia de Impacto Ambiental A.O.O.DGNA.-2833, autorizando también la construcción y operación dentro del proyecto «Puerto Mío» de una Terminal de cruceros, muelle y terminal de pasajeros, estación de servicio marina, así como la prórroga de la autorización por cinco años más, es decir para concluir la obra en 1999,otorgado por Carabias Lillo a quien los lugareños más viejos atribuyen la destrucción del puerto.

Aunque también, la traición de los líderes hizo que Puerto Mío, ahora WorldMark, fue lo que logró el megadesarrollo permanezca ahí.

En 2004, también reavivaron la lucha, pues el exalcalde perredista, ex diputado federal y local Amador Campos Aburto estuvo a punto de permitir que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). Era el sexenio de Vicente Fox Quezada.

Los lugareños no lo permitieron, e incluso el caso de intento de privatización fue llevado al Tribunal Latinoamericano del Agua (TLA) a través del Centro de Derechos Humanos Agustín Pro Juárez.

En el juicio, el Agustín Pro exhibió las violaciones a los Derechos Económicos Sociales Culturales y Ambientales (Desca), plasmados en el Protocolo de San Salvador el 17 de noviembre de 1998, en marco del Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre los mismos derechos.

La sentencia del tribunal moral fue que el municipio tenía que distribuir, cobrar, administrar, aplicar y sancionar de forma expedita y transparente los recursos que entran al puerto a través de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Zihuatanejo (Capaz).

En febrero de 2011, la amenaza se vistió con el mismo trámite, una concesión otorgada a Fonatur Operadora Portuaria S.A. de C.V. a través del municipio y le dio la administración del recinto portuario, incluyendo las 17 hectáreas de la laguna Las Salinas, ambientalistas, pescadores y población en general reactivaron su oposición y empezaron la defensa del espacio.

En el caso de la empresa Fonatur Operadora Portuaria S.A. de C.V. era más difícil la defensa de la bahía, pues los azuetenses se enfrentaban a un Decreto Oficial de la Federación (DOF) emitido por Felipe Calderón Hinojosa. La concesión, también incluía el espejo de agua de la laguna de la Barra de Potosí, en el municipio de Petatlán.

En ese entonces, la administración municipal estuvo a cargo del actual jefe de la oficina del gobernador Héctor Astudillo Flores, también priísta y dos veces alcalde de Petatlán y Zihuatanejo, y diputado local, Alejandro Bravo Abarca.

Las manifestaciones no se dejaron esperar, y los zihuatanejenses comenzaron la defensiva organizando megamarchas, y un plantón marítimo, a través de los pescadores, comerciantes e integrantes de la Rogaz.

El 24 de agosto de 2011, luego de meses de discusión con la empresa y de no tener respuesta de las autoridades estatales y federales para solicitar la revocación de la concesión, cerca de 800 pescadores y lugareños deciden tomar las instalaciones portuarias y hacer un paro indefinido hasta tener soluciones claras.

La toma que sería realizada en el transcurso de la madrugada se opacó, pues al llegar a las instalaciones del Fonatur Operadora Portuaria S.A. de C.V., unos 15 policías estatales rodeaban las instalaciones desde horas antes. A pesar de la amenaza latente, los opositores a la particular confrontaron a gritos de rechazo a la empresa. «Fuera Fonatur, fuera Fonatur», era el grito de guerra de pescadores versus estatales.

Después de cuatro días del plantón indefinido, el exgobernador perredista Ángel Aguirre Rivero envía a su subsecretario de Asuntos Políticos, Víctor Aguirre Alcaide, para deshacer la protesta.

Sin embargo, a pesar de las artimañas del estado, los pescadores, lancheros, comerciantes y lugareños, continúan hasta el 2013, teniendo como fruto la salida de la Fonatur Operadora Portuaria S.A. de C.V. el 3 de junio de ese año.

La operadora portuaria decide renunciar a su concesión al ver que no podría trabajar con la base social y ante el genuino rechazo.

Sin embargo, la garantía que la bahía de Zihuatanejo volvía a manos de los zihuatanejenses, se dio el 31 de diciembre de 2014 a través de otro decreto oficial.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público autoriza cobrar para el ejercicio fiscal 2014 a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, bajo el esquema de «aprovechamientos los conceptos y montos que enterarán las distintas Administraciones Portuarias Integrales, así como los concesionarios de bienes y servicios portuarios distintos de las concesiones para Apis (Áreas Portuarias Integrales) ».

«Que la DGP, mediante oficio No. 7.3.-1576.13 de fecha 23 de mayo de 2013, comunicó la renuncia del Título de Concesión de la API Ixtapa-Zihuatanejo, por lo que ya no se fija un aprovechamiento para esta API se marca en el punto seis».

Es decir, la API en Zihuatanejo dejaba de existir, y con ella nuevamente la resistencia popular vuelve a ganar.

Actualmente, bajo el esquema del Plan Estatal de Desarrollo 2016-2021 las inversiones de megaproyectos no sustentables han sido prioridad del actual gobernador Héctor Astudillo Flores.

Astudillo Flores promueve las inversiones mineras y megadesarrollos en pos del avance social y como una forma de generar el trabajo en las localidades de la entidad; sin embargo, usando el esquema del gobierno federal se pretende privatizar a esos destinos.

De agrarios, convertirlos a mineros; de pesqueros, hacerlos megadesarrollos de la iniciativa privada.

 

 

 

anterior - índice - siguiente

 

 

 

 

 

 

 

C O M E N T A R I O S